Lámparas LED, la luz del nuevo mundo. | Guli
7324
post-template-default,single,single-post,postid-7324,single-format-standard,theme-bridge,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_right,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0.1550835842,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Lámparas LED, la luz del nuevo mundo.

Lámparas LED, la luz del nuevo mundo.

Desde los orígenes mismos del hombre, el cómo iluminarse ha sido siempre un asunto de primera necesidad. Al inicio sería con el fuego, que no solo le permitió alumbrar su entorno, sino también cocinar luego sus alimentos. Transcurrido el tiempo surgiría la lámpara, principal aliado luminoso de la humanidad.

Las lámparas se definen cómo dispositivos que transforman una energía eléctrica o química en energía lumínica. Desde un punto de vista más técnico, se distinguen entre dos objetos: la lámparaes el dispositivo que produce la luz, mientras que la luminariaes el aparato que le sirve de soporte. Según este criterio, la luminaria es responsable del control y la distribución de la luz emitida por la lámpara. De ahí la importancia que en el diseño de su sistema óptico se cuide la forma y distribución de la luz, el rendimiento del conjunto lámpara-luminaria y el deslumbramiento que pueda provocar en las personas.

Lo ultimo en Iluminacion Led

Otros requisitos a cumplir por las lámparas es que sean de fácil instalación y mantenimiento. Por ello, los materiales empleados en su construcción deben ser siempre los más adecuados, para resistir el ambiente en que deban trabajar y mantener su temperatura dentro de los límites de funcionamiento. Además, las luminarias que funcionan con electricidad presentan una serie de características para la seguridad de los usuarios frente a los contactos eléctricos. Todo esto sin perder nunca de vista aspectos no menos importantes como la economía o la propia estética.

Un poco de historia sobre las lámparas:

Se conocen lámparas de todas las civilizaciones de la antigüedad y de variadísimas formas, destacando por la cantidad y perfección artística en su figura y relieves, las luminarias griegas y romanas. Sobresalen también las llamadas arañas, que en la Edad Media consistían en brazos cruzados horizontalmente o radiantes y suspendidos. Ya durante el gótico, estas se componían de brazos de bronce o de hierro cargados de adornos, sobre todo en los siglos XV y XVI, de modo que soportasen una gran cantidad de velas. Con el siglo XVIII empiezan las arañas fastuosas, adornadas con numerosos colgantes de vidrio, que en las más ricas llegan a ser de cristal de roca. Los vidrios de las arañas tenían la misión de reflejar y colorear la luz, dando gran cantidad de matices y la sensación de aumentar la luminosidad emitida por las velas.

Lamparas led originales

Con el arribo de la época moderna y la invención de la lámpara-luminaria o lámpara de incandescencia, la electricidad pasó a ser casi la única fuente de energía empleada en la iluminación y, por lo tanto, también en todas las lámparas. Posteriormente, el propio desarrollo tecnológico puso en el mercado una serie de nuevas y mejores lámparas como las de descarga, el tubo fluorescente y sus derivados, las compactas y sobre todo las LED, que consumen menos energía para el mismo flujo luminoso, inclusive mucho mayor.

Por su forma, se pueden distinguir distintos tipos de lámparas: 

  • lámparas de pie, las que se apoyan en el suelo.
  • lámparas de mesa, las que se sitúan sobre superficies.
  • lámparas de techo, las que se cuelgan de lo alto.
  • lámparas de pared, las que se sujetan a algún soporte.

Lámparas eléctricas, características y tipos:

Las lámparas actuales van conectadas a la red eléctrica y constan de las siguientes partes: un pie o báculo y un brazo, como elementos sustentantes; una pantalla o tulipa, de material traslúcido para difuminar la luz y proteger la vista de la iluminación intensa; una bombilla, que en número variable proporciona la luz; una clavija y un conductor eléctrico. En su definición, una lámpara eléctricaes un dispositivo que produce luz a partir de energía eléctrica, esta conversión puede realizarse mediante distintos métodos como el calentamiento de un filamento metálico, por fluorescencia de ciertos metales ante una descarga eléctrica o por otros sistemas.En esencia, es un componente reemplazable que produce luz de la electricidad. Estas lámparas son la forma más común de iluminación artificial y constituyen un medio clave en la sociedad moderna, proporcionando la iluminación interior para los edificios y la luz exterior para las comunidades humanas actuales.

La iluminación de tu oficina

Las tres principales categorías de luces eléctricas son las lámparas incandescentes, que producen luz por un filamento calentado a través de la corriente eléctrica; las lámparas de descarga de gas, que producen luz mediante un arco eléctrico a través de un gas; y por último, las lámparas LED, que producen luz por un flujo de electrones, a través de la brecha de banda en un semiconductor. Estas últimas usualmente consisten en grupos de LED dentro de una cubierta, con dispositivos electrónicos: un disipador y una óptica. Sus beneficios son realmente excepcionales con respecto a las luminarias tradicionales, entre los principales se pueden destacar:

  • Gran resistencia a golpes y vibraciones.
  • Duración excepcional, hasta 50.000 horas de vida, casi 15 años.
  • Mejor aprovechamiento de la energía.
  • Escasa emisión de calor.
  • Múltiples colores posibles, alrededor de 16 millones.
  • Nula emisión de radiación infrarroja y ultravioleta.
  • No estallan.
  • Amigables con el medio ambiente.
  • Tamaño reducido.
  • Considerable ahorro de energía.

Lámparas LED, caracterización:

Técnicamente, es una lámpara de estado sólido que usa diodos emisores de luz (LED) como fuente lumínica. Debido a que la luz capaz de emitir un solo LED no llega a ser muy intensa, para alcanzar una luminosidad similar a las otras lámparas existentes, como las incandescentes o las fluorescentes compactas, las lámparas LED están compuestas por agrupaciones de LED, en mayor o menor número, según la intensidad luminosa deseada. Los diodos. LED funcionan con energía eléctrica de corriente continua, de modo que estas lámparas deben incluir circuitos internos para operar desde la corriente alterna normal. Los LED también se dañan a altas temperaturas, por lo que sus luminarias tienen elementos de gestión del calor, tales como disipadoresaletas de refrigeración.

Entre los distintos modelos de lámpara LED se pueden encontrar las de propósito general, pensadas como reemplazo de las obsoletas lámparas incandescentes y las más nuevas lámparas fluorescentes y halógenas. Su sistema de fijación mediante rosca Edison E27 y su forma de bulbo permiten utilizarlas directamente en los apliques y spotsya existentes, sin necesidad de instalar transformadores u otros circuitos adicionales. Un ejemplo lo constituye el tubo LED, para reemplazar los viejos tubos fluorescentes. Su empleo es cada vez mayor debido a que emiten una luz blanca que abarca gran parte del espectro de luz visible, por lo que no emiten luz monocromática y sirven prácticamente para cualquier caso en que se requiera una iluminación estándar. También hay lámparas LED para usos específicos, algunas están compuestas por pequeños conjuntos de diodos rojos, verdes y azules que, con la ayuda de un regulador electrónico, les permiten emitir luz de casi cualquier color en el espectro visible, mediante la técnica de mezcla RGB. Otras emiten luz en el espectro infrarrojo o ultravioleta, y sirven para controlar dispositivos a distancia, detectar billetes falsos o la presencia de compuestos orgánicos (como orina, sangre, detergentes, etcétera). Además, determinadas lámparas LED están diseñadas para funcionar como luces estroboscópicas. Estas son especialmente útiles en la industria, para controlar la posición de un disco o bien para fotografiar los productos terminados o semiterminados que circulan en una cinta transportadora, así como para detectar en fracciones de segundo la presencia de objetos indeseables.

Sus incuestionables ventajas hacen que la utilización de los LED en iluminación esté cada vez más extendida. Un claro ejemplo es su creciente empleo en carteles, pantallas gigantes, semáforos, alumbrado público… Hoy en día es una tecnología en constante evolución y de cara al futuro podremos contar con luces mucho más eficientes, capaces de ofrecer aún más luz con un mínimo consumo. La iluminación por lámparas LED ya no es una tendencia, sino toda una realidad.

Desde los orígenes mismos del hombre, el cómo iluminarse ha sido siempre un asunto de primera necesidad. Al inicio sería con el fuego, que no solo le permitió alumbrar su entorno, sino también cocinar luego sus alimentos. Transcurrido el tiempo surgiría la lámpara, principal aliado luminoso de la humanidad.

Laslámparasse definen como dispositivos que transforman una energía eléctrica o química en energía lumínica. Desde un punto de vista más técnico, se distinguen entre dos objetos: la lámparaes el dispositivo que produce la luz, mientras que la luminariaes el aparato que le sirve de soporte. Según este criterio, la luminaria es responsable del control y la distribución de la luz emitida por la lámpara. De ahí la importancia que en el diseño de su sistema óptico se cuide la forma y distribución de la luz, el rendimiento del conjunto lámpara-luminaria y el deslumbramiento que pueda provocar en las personas.

Otros requisitos a cumplir por las lámparas es que sean de fácil instalación y mantenimiento. Por ello, los materiales empleados en su construcción deben ser siempre los más adecuados, para resistir el ambiente en que deban trabajar y mantener su temperatura dentro de los límites de funcionamiento. Además, las luminarias que funcionan con electricidad presentan una serie de características para la seguridad de los usuarios frente a los contactos eléctricos. Todo esto sin perder nunca de vista aspectos no menos importantes como la economía o la propia estética.

Un poco de historia sobre las lámparas:

Se conocen lámparas de todas las civilizaciones de la antigüedad y de variadísimas formas, destacando por la cantidad y perfección artística en su figura y relieves, las luminarias griegas y romanas. Sobresalen también las llamadas arañas, que en la Edad Media consistían en brazos cruzados horizontalmente o radiantes y suspendidos. Ya durante el gótico, estas se componían de brazos de bronce o de hierro cargados de adornos, sobre todo en los siglos XV y XVI, de modo que soportasen una gran cantidad de velas. Con el siglo XVIII empiezan las arañas fastuosas, adornadas con numerosos colgantes de vidrio, que en las más ricas llegan a ser de cristal de roca. Los vidrios de las arañas tenían la misión de reflejar y colorear la luz, dando gran cantidad de matices y la sensación de aumentar la luminosidad emitida por las velas.

Con el arribo de la época moderna y la invención de la lámpara-luminaria o lámpara de incandescencia, la electricidad pasó a ser casi la única fuente de energía empleada en la iluminación y, por lo tanto, también en todas las lámparas. Posteriormente, el propio desarrollo tecnológico puso en el mercado una serie de nuevas y mejores lámparas como las de descarga, el tubo fluorescente y sus derivados, las compactas y sobre todo las LED, que consumen menos energía para el mismo flujo luminoso, inclusive mucho mayor.

Por su forma, se pueden distinguir distintos tipos de lámparas: 

  • lámparas de pie, las que se apoyan en el suelo.
  • lámparas de mesa, las que se sitúan sobre superficies.
  • lámparas de techo, las que se cuelgan de lo alto.
  • lámparas de pared, las que se sujetan a algún soporte.

Lámparas eléctricas, características y tipos:

Las lámparas actuales van conectadas a la red eléctrica y constan de las siguientes partes: un pie o báculo y un brazo, como elementos sustentantes; una pantalla o tulipa, de material traslúcido para difuminar la luz y proteger la vista de la iluminación intensa; una bombilla, que en número variable proporciona la luz; una clavija y un conductor eléctrico. En su definición, una lámpara eléctricaes un dispositivo que produce luza partir de energía eléctrica, esta conversión puede realizarse mediante distintos métodos como el calentamiento de un filamento metálico, por fluorescencia de ciertos metales ante una descarga eléctrica o por otros sistemas.En esencia, es un componente reemplazable que produce luz de la electricidad. Estas lámparas son la forma más común de iluminación artificial y constituyen un medio clave en la sociedad moderna, proporcionando la iluminación interior para los edificios y la luz exterior para las comunidades humanas actuales.

Las tres principales categorías de luces eléctricas son las lámparas incandescentes, que producen luz por un filamento calentado a través de la corriente eléctrica; las lámparas de descarga de gas, que producen luz mediante un arco eléctrico a través de un gas; y por último, las lámparas LED, que producen luz por un flujo de electrones, a través de la brecha de banda en un semiconductor. Estas últimas usualmente consisten en grupos de LED dentro de una cubierta, con dispositivos electrónicos: un disipador y una óptica. Sus beneficios son realmente excepcionales con respecto a las luminarias tradicionales, entre los principales se pueden destacar:

Gran resistencia a golpes y vibraciones.

Duración excepcional, hasta 50.000 horas de vida, casi 15 años.

Mejor aprovechamiento de la energía.

Escasa emisión de calor.

Múltiples colores posibles, alrededor de 16 millones.

Nula emisión de radiación infrarroja y ultravioleta.

No estallan.

Amigables con el medio ambiente.

Tamaño reducido.

Considerable ahorro de energía.

Lámparas LED, caracterización:

Técnicamente, es una lámpara de estado sólido que usa diodos emisores de luz (LED) como fuente lumínica. Debido a que la luz capaz de emitir un solo LED no llega a ser muy intensa, para alcanzar una luminosidad similar a las otras lámparas existentes, como las incandescentes o las fluorescentes compactas, las lámparas LED están compuestas por agrupaciones de LED, en mayor o menor número, según la intensidad luminosa deseada. Los diodos. LED funcionan con energía eléctrica de corriente continua, de modo que estas lámparas deben incluir circuitos internos para operar desde la corriente alterna normal. Los LED también se dañan a altas temperaturas, por lo que sus luminarias tienen elementos de gestión del calor, tales como disipadoresaletas de refrigeración.

Entre los distintos modelos de lámpara LED se pueden encontrar las de propósito general, pensadas como reemplazo de las obsoletas lámparas incandescentes y las más nuevas lámparas fluorescentes y halógenas. Su sistema de fijación mediante rosca Edison E27 y su forma de bulbo permiten utilizarlas directamente en los apliques y spotsya existentes, sin necesidad de instalar transformadores u otros circuitos adicionales. Un ejemplo lo constituye el tubo LED, para reemplazar los viejos tubos fluorescentes. Su empleo es cada vez mayor debido a que emiten una luz blanca que abarca gran parte del espectro de luz visible, por lo que no emiten luz monocromática y sirven prácticamente para cualquier caso en que se requiera una iluminación estándar. También hay lámparas LED para usos específicos, algunas están compuestas por pequeños conjuntos de diodos rojos, verdes y azules que, con la ayuda de un regulador electrónico, les permiten emitir luz de casi cualquier color en el espectro visible, mediante la técnica de mezcla RGB. Otras emiten luz en el espectro infrarrojo o ultravioleta, y sirven para controlar dispositivos a distancia, detectar billetes falsos o la presencia de compuestos orgánicos (como orina, sangre, detergentes, etcétera). Además, determinadas lámparas LED están diseñadas para funcionar como luces estroboscópicas. Estas son especialmente útiles en la industria, para controlar la posición de un disco o bien para fotografiar los productos terminados o semiterminados que circulan en una cinta transportadora, así como para detectar en fracciones de segundo la presencia de objetos indeseables.

Sus incuestionables ventajas hacen que la utilización de los LED en iluminación esté cada vez más extendida. Un claro ejemplo es su creciente empleo en carteles, pantallas gigantes, semáforos, alumbrado público… Hoy en día es una tecnología en constante evolución y de cara al futuro podremos contar con luces mucho más eficientes, capaces de ofrecer aún más luz con un mínimo consumo. La iluminación por lámparas LED ya no es una tendencia, sino toda una realidad.

No Comments

Deja un comentario